SEÑALES DE ALARMA desde los 3 años: “¿Cuándo debo preocuparme?”

SEÑALES DE ALARMA desde los 3 años: “¿Cuándo debo preocuparme?”

Una de las preguntas más frecuentes como padres es: ¿Debo preocuparme por lo que le pasa a mi hijo? También es importante añadir: ¿Y cuándo NO debo alarmarme? La respuesta depende de las conductas que observamos y la edad de nuestros hijos. En este artículo comentaremos que “toca” a cada edad (desarrollo social, emocional, motor, miedos y juego), y qué hacer en el caso de que observemos estas señales de alarma.

BREVE DESARROLLO:

La etapa de la INFANCIA es un periodo clave en el desarrollo del cerebro y de los procesos cognitivos que guiarán nuestro aprendizaje y nuestra conducta.

Hay aspectos fundamentales en el desarrollo temprano de nuestros hijos que influyen en el desarrollo posterior. Pensemos en el aprendizaje como un proceso de “andamiaje”, donde unos aprendizajes se asientas sobre otros.

No es hasta aproximadamente los 20 años cuando el cerebro termina de madurar, entendiendo a los procesos que completan todo el entramado cerebral, porque existen otros que continúan siempre.

¿Cuándo debemos preocuparnos por las conductas de nuestros hijos?

En general, cuando observemos algo que “no le toca” por edad. Para ello es fundamental conocer qué es lo esperable en cada etapa.

Por ejemplo, una rabieta es “esperable” entre los 18 meses y los 5 años. No quiere decir que no debamos actuar, al contrario, es importante saber qué hacer como padres en esa situación que sabemos que nos vamos a encontrar. Pero no será una señal de alarma, no es preocupante porque es lo esperable a su edad. Sin embargo, una rabieta cuando son mayores de 5 años, sí puede ser una señal de alarma de otros indicadores de riesgo, y debería preocuparnos.

Se acompaña el artículo con un breve listado con los aspectos más importantes y las alarmas en el desarrollo social, emocional y motor a los 3-5 años, 5-6 años, 7-9 años y 10-11 años, para que los padres podáis consultarlo según la edad de vuestros hijos.

¿Qué pasa cuando nuestros hijos no han desarrollado esos aprendizajes a la edad esperable? ¿Y cuando observamos otras conductas no esperables?

En la primera infancia, es esencial comentarlo con nuestro pediatra y profesionales educativos para valorar la posible derivación a Atención Temprana del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS). La Atención Temprana finaliza a los 6 años.

Más información

En caso de que nuestro hijo tenga dificultades importantes y tenga que iniciar la escolarización a los 3 años, la familia puede solicitar la valoración psicopedagógica a los equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (E.O.E.P.S.).

Más información en el Servicio Provincial de Educación, Cultura y Deporte de Zaragoza.

Como padres las dudas son continuas:

  • ¿Por qué es importante que mi hijo duerma en su habitación?
  • ¿Por qué es importante que se vista solo?
  • ¿Por qué debería atarse los cordones a los 6 años?
  • ¿Por qué debería realizar tareas en casa como hacerse la cama y poner la mesa?

Conseguir aprender cosas nuevas ayuda a la autoestima de nuestro hijo. Lo que consigo terminar, aumenta mi autoestima, por el contrario, lo que no hago, merma mi autoestima. Además, hay más explicaciones psicológicas y neuropsicológicas para responder las preguntas anteriores. Brevemente, diremos que tener un sueño reparador y sin interrupciones, ayuda a integrar los aprendizajes de cada día. Vestirse solo es fundamental para la autonomía en casa y en el colegio. Cuando nuestro hijo tenga que ir al baño, sabrá que solo él debe tocar su ropa y su cuerpo. Atarse los cordones hace que las manos estén más preparadas para controlar los dedos y poder escribir letras, figuras y números. Tener responsabilidades en casa, enseña el valor del esfuerzo y la perseverancia (que está demostrado que es un indicador de éxito académico tan importante como la inteligencia).

Entender nos ayuda a poder identificar señales de alarma, actuar como padres y prevenir conductas de riesgo futuras.

Os recomendamos la GUIA PARA PADRES Y EDUCADORES “El niño de 0 a 3 años. Guía de Atención Temprana” con los principales indicadores del desarrollo.

DESARROLLO Y SEÑALES DE ALARMA de 3 a 5 años.

  • CONOCIENDO A TU HIJO…Datos principales del desarrollo

Tener en cuentas si ha sido prematuro, ha nacido con bajo peso, ha tenido enfermedades importantes o ingresos primeros años. También si nació en diciembre. Estos aspectos pueden conllevar posibles dificultades en el desarrollo posterior.
Observar cuándo ha empezado a gatear, andar, hablar, …

  • CONTROL DE ESFíNTERES …

Diurno adquirido con 3 años.

Nocturno adquirido con 4 años.

  • A los 5-6 años se sigue haciendo pipí encima de día y/o noche.
  • Observar si son episodios temporales.
  • Puede ser neurológico o emocional.
  • HÁBITOS DE AUTONOMÍA
    Sueño: ¿duerme solo en su cama? ¿se duerme en el sofá? ¿duerme conmigo?
    Vestido: ¿se viste solo?
    Comida: ¿come solo? ¿come de todo? ¿utiliza cuchillo y tenedor? Uso perfecto con 4 años.

  • LATERALIDAD
    Se inicia a los 4. A los 5 está más definida.

A los 5-6 años utiliza las dos manos y los dos pies para todo (ambidiestro).
No haya gateado.

  • MIEDOS Y OTRAS EMOCIONES
    A los 3 años aparece la vergüenza y miedos a seres imaginarios
    A los 4 años miente para cambiar lo que no le gusta.
    A los 5 años aparecen miedos a la oscuridad, a estar solo, a la naturaleza. Manifiesta pudor por conciencia de órganos sexuales.
    A los 6 años aparecen miedo. No solo a lo físico, a lo que no entienden: muerte, dolor, …
  • A los 6 años sigue teniendo rabietas descontroladas y largas.
  • No hay pudor.
  • No tiene miedo a nada
  • Dice que es el mejor en todo
  • No quiere ir al cole… y dice que le duele la tripa (posiblemente sea un indicador de nervios).

  • No juega a hacer como que, (juego simbólico).

  • No busca a otros niños para jugar.

  • No sabe parar. A un niño le podemos pedir que pare 1 minuto por año. Si tiene 5 años, como máximo le podemos pedir que pare 5 minutos seguidos. Los relojes de tiempo ayudan a “ver el tiempo” de espera.

  • Te busca para todo y se esconde detrás de ti al ver a alguien.

DESARROLLO Y SEÑALES DE ALARMA de 5 a 11 años

  • DESARROLLO NORMALIZADO DE LOS 5 -6 AÑOS
    Social: relación triangular, rivalidad. Expansividad, curiosidad, interés en su cuerpo y la familia.
    Emocional: Aparece timidez, miedos, celos, envidia, vergüenza. Empieza a construirse la autoestima y aparecen sentimientos de culpa.
    Miedos: ansiedad y miedo a daños físicos, separación y a hacer cosas mal.
    Motor: mejora psicomotricidad gruesa y fina: saltar a la cuerda, atar cordones, escribir…
    Juego: interés por el mundo, pero diferencia realidad y fantasía…excepto miedos concretos.
  • No se ata los cordones, marcha inestable.
  • No explora, no tiene curiosidad.
  • Discurso desorganizado, sin coherencia.
  • Pesadillas recurrentes (1-2 por semana)
  • Aún permanecen o aparecen escapes (pueden indicar ansiedad o agresividad)
  • Dice que no quiere ir al cole (fobia escolar o fobia por separación)
  • Cambios súbitos y persistentes: fracaso escolar, irritabilidad, somatización, aburrimiento, desvitalización …(pueden aparecer trastornos por ansiedad y depresión)
  • DESARROLLO NORMALIZADO DE LOS 7-9 AÑOS
    Social: muestra interés en relación fuera de la familia, con iguales. Lenguaje comunicativo. Placer en la aprobación. Mas preocupación por otros, más empático.
    Emocional: el lenguaje ayuda a expresar deseos, necesidades y fantasías. Aparece la capacidad lógica y la autorregulación. Ansiedad disruptiva. Pueden aparecer tics sobre los 7 años
    Miedos: a fracasar, a ser humillado.
    Motor: mejora, escribe más rápido
    Juego: de reglas, juegos de su «sexo». Coleccionismo, rituales en los juegos.
  • Desarrollo sexual precoz en chicas (ansiedad por sentirse diferentes)
  • Dificultades para adaptarse a normas sociales, no identifica relaciones a dos, reciprocas.
  • Juego solitario y repetitivo.
  • Pequeños robos (sentimiento de propiedad)
  • Mentiras (evitar castigos o poco éxito social)
  • Tics que se agravan por estrés o excitación.
  • DESARROLLO DE LOS 10 – 11 AÑOS
    Motor: mayor fuerza física y coordinación (baloncesto, fútbol) y toma apuntes más rápido.
    Lenguaje: expresa ideas interrelacionadas, lógica.
    Social: Crece relación de pares en importancia y complejidad «mejor amigo»
    Emocional: comprende la lógica de la gradación de sentimientos. Mayor moralidad y regulación de sus impulsos. Mayor concentración. Humor más estable. Capacidad de empatiza, compartir y compasión. Fundamental la autoestima. Continúan miedos (ahora más sociales) y culpa. Ansiedad no disruptiva por conflictos internos. Interés en cotilleos, chistes verdes…»camaradería» previo a la adolescencia. Desarrollo sexual a los 11-12 años.
  • Chicos con retraso desarrollo sexual, pueden sentirse pequeños, poco valorados e infantiles.
  • Es fundamental que, ante la detección de estas señales de alarma, como padres, consultéis con los profesionales sanitarios, educativos y sociales, que os orientaran en los pasos a seguir (detección de necesidades, intervenciones mas adecuadas, pronostico, adaptaciones curriculares a adoptar, pautas familiares).

Artículo realizado por:

Marta Asensio Fernández

Psicopedagoga y Codirectora Asociación Neuroeduca

Centro de Neuropsicología, Psicología y Educación

C/ Burgos, 31 local. Zaragoza

Zaragoza, 18/1/2021

¡Gracias por escribirnos!