Factores importantes para la elección del pediatra

elección del pediatra

Si estás aquí leyendo esto ¡Enhorabuena porque tienes un hijo! pero…espera… ¡Qué de cosas por hacer! ¡Cuántas dudas! Una de ellas seguro será la elección del pediatra, pero…

Tranquilidad y tómate un segundo para respirar: todo va a salir bien.

Una vez que por fin nace el bebé y nos dan el alta del hospital empiezan los miedos nuevos.

Los papás salís del centro felices pero asustados. “Un momento, este bebé es para mí, para siempre…” Terror.

Lo primero que quiero deciros es que los pediatras somos conscientes de que cuando uno tiene un hijo a menudo ha leído libros, escuchado conferencias y asistido a cursos sobre embarazo, parto, y primeros cuidados, pero con mucha frecuencia, estos cursos nunca resuelven las dudas de los primeros días. Así que, no os agobiéis, estamos a vuestro lado.

El pediatra va a acompañarte en este camino intenso de la crianza durante toda la infancia de tu hijo. De modo que la elección del pediatra como compañero de viaje, pero, ¿Cómo decidir?

Voy a tratar de contarte qué puntos podrían ser relevantes a la hora de la elección del pediatra.

 

La visita prenatal

Has leído bien: prenatal, antes del nacimiento.

A mi juicio poder tener una primera visita con el que podría ser el pediatra de tu hijo sería maravilloso.

En esta primera visita, que te recomiendo hagas ya en tercer trimestre, podrás conocer a tu pediatra, preguntar dudas frecuentes etc. Puede que (al menos en mi caso es así), él te cuente acerca de cómo va a funcionar todo una vez el bebé nazca y te dé algunas recomendaciones básicas sobre alimentación higiene, sueño, vestido…

Puede que esta consulta te permita conocer su postura en torno a temas que serán de tu interés, y sobre todo, te permitirá saber si te sientes cómoda transmitiéndole tus miedos y si será capaz de reconfortarte.

Como podéis ver, esta primera visita puede resultar muy importante a la hora de la elección del pediatra

 

La lactancia materna

Es importante saber si tu pediatra conoce o tiene herramientas para apoyarte en la lactancia materna. Y es que el camino de la teta a menudo es duro y está lleno de piedras.

Hay lactancias que van genial desde el inicio, y aquí poco importará que tu pediatra este más o menos formado en el tema, pero si, se trata de una lactancia compleja, el apoyo del profesional será fundamental para poder mantener la teta.

 

La alimentación complementaria

Si no lo conoces te diré que existen diferentes modos de introducir la alimentación complementaria. Que hay pediatras clásicos que mantienen vivas costumbres que hoy no se ven con buenos ojos, como la introducción de alimentación complementaria por debajo de los 6 meses. Que existe posibilidad de alimentar en trozos a tu bebé desde que inicia el alimento sólido con un método llamado Baby Led Weaning (BLW) pero que no todos los pediatras manejan bien. Así que si ya sabes si desearás seguir la senda del BLW te recomiendo que busques un profesional que sepa de este tema para que pueda acompañarte.

 

Las urgencias

Parece fundamental que tu pediatra te dé la opción de ver a tu hijo pronto si está enfermo. Un niño menor de 3 años va a tener entre 8-10 episodios catarrales cada invierno con una duración media de 10-15 días lo que supone… ¡5 meses con síntomas!

Estos cuadros, a menudo sin importancia, te van a llevar a consultar varias veces al menos hasta que aprendas que no pasa nada y que puedes solventarlos en casa.

Necesitas un acceso fácil a tu pediatra en estos casos. Esto va a evitarte visitas a urgencias hospitalarias y con ello los problemas que se generan: exceso de pruebas complementarias, uso excesivo de antibióticos y por supuesto la posibilidad de salir de allí peor que uno entró después de compartir sala de espera con muchos otros niños enfermos.

 

La disponibilidad

Un punto destacado en la elección del pediatra debe ser el poder acceder a él de manera sencilla. Hoy en día, un factor al que también le daría importancia es a si tu pediatra te ofrece la posibilidad de consultar online.

Somos muchos los profesionales que ya hemos incorporado a nuestra rutina de trabajo la consulta online ya sea vía video consulta o consulta telefónica. Es una tranquilidad inmensa poder acceder a tu pediatra allí donde estés, prácticamente cada día.

 

La empatía

Esto es lo más importante. Debes sentir que se establece con tu pediatra una relación de confianza mutua.

Tu pediatra puede ser un gurú y sin embargo no lograr llegar a ti.

En el momento en que entras en consulta cargada de miedos y preocupaciones tu pediatra debe ser un apoyo. No solo para solventar el problema médico, si no también para calmar tu ansiedad, reforzar todo lo que haces bien y recordarte que no está sola.

La crianza será a veces compleja, te sentirás pequeña o equivocada y un buen profesional capaz de valorar todo eso en su conjunto será capaz de llegar no solo a la solución del problema, si no también hasta ti, armándote para creerte capaz de todo.

¿Y tú, que puntos añadirías? ¿Qué tuviste en cuenta a la hora de elegir al pediatra de tu hijo?

¡Feliz viaje recién estrenada mamá!

Autora: Dra. Marta Garín – Pediatra
Web

También podría interesarte:

¡Gracias por escribirnos!