Lo que siempre has querido saber sobre la Anestesia Epidural

Existen infinidad de dudas relacionadas con el embarazo y el momento del parto. Es normal tener además idealizado el día en el que por fin vamos a conocer a nuestro hijo. Una vez iniciada la dinámica de parto, el intenso dolor, puede que haga que sintamos que las cosas no son cómo esperábamos. Gracias a los avances de las últimas décadas, actualmente se puede vivir el parto con menos dolor. En este artículo me gustaría que tuvieras la información suficiente para sentirte más segura en el momento de ir al hospital cuando llegue el gran día. En concreto te voy a explicar todo lo que necesitas saber de la Anestesia Epidural.

Empecemos, ¿Qué es la Anestesia Epidural?

Es una técnica anestésica ampliamente utilizada que tiene como objetivo aliviar el dolor del trabajo de parto, es la opción más eficaz y validada para minimizar las molestias provocadas por las contracciones del útero. El anestesiólogo, punciona en la zona lumbar, y coloca un catéter muy fino por donde pasará la anestesia.

Beneficios de la Anestesia Epidural

Gracias a que sentirás menos dolor podrás vivir el momento del parto de una manera más cómoda, relajada y consciente, pero además tiene otras ventajas, como por ejemplo:

  •  – Mejora el flujo sanguíneo del útero a la placenta, siempre y cuando no haya hipotensión.
  •  
  •  – En el caso de que haya que realizar una cesárea de urgencia, no se perderá más tiempo en realizar otra técnica como Anestesia General o Anestesia Intradural.

Puede ocurrir que el parto sea instrumentado con ventosa o fórceps, si llevas colocado un catéter epidural no será una técnica dolorosa, y te evitarás los riesgos potenciales de una sedación en ese momento.

 

Las principales características de la técnica son:

Te colocarán sentada o tumbada de lado, y la barbilla pegada al pecho. También ayudará que arquees la zona lumbar, nos oirás seguramente decirte que coloques la espalda “como un gato enfadado”. Es muy importante que permanezcas quieta durante la colocación del catéter.

El anestesiólogo localizará la zona donde realizará la punción palpándote las vértebras lumbares, normalmente se elige el espacio entre la tercera y cuarta vértebra lumbar, puede ser que también en el espacio inmediatamente inferior o superior.

Para que la técnica sea lo menos molesta posible infiltrará la zona con anestesia local.

El espacio epidural está situado previo a la duramadre ( capa más externa que envuelve el sistema nervioso), está compuesto de grasa y vasos venosos principalmente, y en la zona lumbar mide unos 5mm. Para llegar al espacio epidural se punciona con una aguja entre las dos vértebras lumbares elegidas, con la que se atraviesan varios ligamentos. Una vez localizado, se introduce un catéter a través de la aguja por donde se administra la medicación continuamente hasta que des a luz.

Una vez colocado el catéter en el espacio epidural, ¿Qué voy a notar?

El efecto comenzará a los 15-20 minutos de que el anestesiólogo haya puesto la primera dosis de anestésico. Primero notarás hormigueo por la zona abdominal y las piernas, incluso puede que las notes más pesadas, pero podrás seguir moviéndolas. 

Es importante que se consiga el equilibrio entre un buen control del dolor pero que apenas afecte a la movilidad de las piernas, de esta forma notarás mucho alivio, pero seguirás notando las contracciones como presión o molestia y tendrás suficiente fuerza para empujar en el momento del expulsivo.

¿Cuándo se me puede poner la Anestesia Epidural?

Primero el anestesiólogo valorará en una consulta previa o en ese momento, si no existe ninguna contraindicación, para ello tendrá en cuenta tus antecedentes médicos, exploración física y pruebas complementarias como la analítica o un electrocardiograma.

La matrona mediante exploraciones deberá valorar varias variantes: el número de contracciones durante 10 minutos, el estado del cérvix, los centímetros de dilatación, la comunicación con ella seguramente será fluida y te irá informando.

Por lo tanto, si no hay contraindicaciones, la matrona considera que es buen momento, y es tu deseo, avisarán al Anestesiólogo de guardia.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

La complicación más frecuente es que provoque hipotensión, en ese caso te administrarán fluidoterapia, y fármacos que la reviertan.

Analgesia inadecuada. No es una complicación en sí misma, pero puede provocar la insatisfacción de la paciente. Aunque la Anestesia Epidural suele producir una analgesia satisfactoria, en ocasiones el anestésico no se distribuye correctamente, y algunas zonas siguen doliendo durante las contracciones. En estos casos el anestesiólogo valorará la opción de administrar una dosis extra o repetir la técnica si esto no fuera suficiente.

Punción accidental de la duramadre, tiene una incidencia menor al 1% y ocurre cuando la aguja atraviesa la duramadre provocando en las primeras 24 horas una cefalea intensa. Con analgésicos y tratamientos específicos suele ceder en el postparto inmediato.

Dolor en el punto de punción

Epidural y mitos

He oído que si tengo un tatuaje en la espalda no me pueden poner la epidural

El anestesiólogo realizará una exploración física de tu espalda, si existe una zona libre de tinta lo suficientemente grande entre la segunda y quinta vértebra lumbar, en principio se podría realizar la técnica.

La anestesia epidural puede afectar al bébé

En absoluto hay riesgo para el bebé. Es una técnica segura para madre e hijo.

Si te pinchan la epidural puedes quedarte parapléjica

La aparición de hematomas que abscesos que compriman la médula espinal es muy rara, se estima que la incidencia es menor a 1 entre 50.000. Para minimizar el riesgo de hematoma, no se realiza la técnica si hay problemas de la coagulación y, para evitar una posible infección, se realiza en condiciones de asepsia.

La epidural retrasa el parto

Ni retrasa el parto, ni aumenta la incidencia de cesáreas, podría retrasar el expulsivo si tienes demasiado bloqueo motor para empujar adecuadamente. En ese caso, es importante que si durante la dilatación notas que las piernas se han dormido demasiado, se lo comuniques al anestesiólogo por si hay que reajustar la dosis.

Espero haberte ayudado a resolver dudas y disfrutes de un parto más agradable. Con la información adecuada, ¡Seguro que tomas la mejor decisión!

Rosa María Labena Bernal – Anestesióloga

También podría interesarte:

¡Gracias por escribirnos!